Carboxiterapia

Es un tratamiento perfecto para quienes buscan un rejuvenecimiento “natural” o mejorar alguna zona corporal con problemas de celulitis o acúmulos de grasa.

La Carboxiterapia es un tratamiento médico-estético, mínimamente invasivo y muy seguro. Esta técnica consiste en la aplicación de CO2 (dióxido de carbono) medicinal a nivel subcutáneo con finas agujas.

Una de las principales indicaciones de la carboxiterapia es que estimula la circulación sanguínea, favoreciendo así la llegada de oxígeno y nutrientes a la zona de aplicación.

¿Cómo actúa la carboxiterapia?

Cuando el CO2 va penetrando en la piel se produce una distensión que obliga a la liberación de sustancias muy activas a nivel vascular. Como consecuencia de esto los vasos se dilatan y aumenta el flujo sanguíneo, lo que proporciona un mayor aporte de oxígeno y nutrientes a la piel.

Por otro lado, la utilización de esta técnica aumenta el intercambio de CO2 por oxígeno. Tras inyectar más CO2 en la piel, la hemoglobina va a captarlo y pasa a ocupar el lugar del oxígeno, que queda libre para su utilización por los tejidos: aumenta la oxigenación tisular.

Como resultado logramos una piel de aspecto joven, terso y radiante.

Beneficios sobre tu rostro

MÁS LUZ. Se produce un estímulo de la microcirculación en la zona de aplicación y esto se traduce en un aumento de la llegada de nutrientes y agua y en un aumento de la oxigenación de la piel tratada. Como respuesta, la piel se vuelve tersa y luminosa.

MÁS FIRMEZA. Estimula a los fibroblastos y éstos aumentan la producción de colágeno y elastina, con lo que logramos una mayor elasticidad de la piel, con la consiguiente disminución de las arrugas.

MAS JUVENTUD. Las patas de gallo y las arrugas se atenúan, la piel recupera luminosidad y el rostro rejuvence.

Beneficios sobre tu figura

MÁS FIRMEZA. Gracias a la carboxiterapia logramos una producción de colágeno y elastina en absolutamente toda la superficie de la piel tratada.

MÁS TERSURA Y UNIFORMIDAD. Se consigue un efecto tensor que reduce la flacidez de la piel y reduce las estrías y las cicatrices de todo tipo.

MÁS TONICIDAD Y MENOS CELULITIS. La grasa tiende a licuarse y resulta más fácil eliminarla por vías naturales. La oxigenación de los tejidos redunda en una tonicidad paulatina que reafirma y “recoloca” las fibras en su lugar.

¿Cómo se aplica?

La aplicación del CO2 se realiza en nuestra consulta de Dermatología en Zaragoza mediante el uso de agujas muy finas.

Esta técnica provoca algunas molestias, pero no es doloroso, aunque todo depende del umbral del dolor de cada persona y sin olvidar que hay zonas del cuerpo más sensibles que otras.

La carboxiterapia se puede realizar a cualquier edad y en cualquier época del año.

Un equipo computerizado es el que asegura un flujo de CO2 constante. El gas se almacena en una bombona de CO2 medicinal, de última generación.

No existe riesgo de alergia y es un tratamiento seguro y muy gratificante para el paciente a la vista de los satisfactorios resultados que obtiene.

Sesiones recomendadas

Es un tratamiento unisex con resultados graduales, perfecto para quienes buscan un rejuvenecimiento “natural” o mejorar alguna zona corporal con problemas de celulitis o acúmulos de grasa localizada.

El número de sesiones necesarias variará bastante de pendiendo del estado inicial de la piel del paciente, de su edad, de su grado de fotoenvejecimiento, de la flacidez corporal…