Electroporación

Es la alternativa no invasiva a la mesoterapia convencional, con la ventaja de no utilizar agujas, ni producir dolor y con el mismo resultado.

¿Qué es la electroporación?

La electroporación o mesoterapia virtual, es una técnica que favorece la penetración de productos activos mediante la acción de un campo magnético de radiofrecuencia y alto voltaje.

Es la alternativa no invasiva a la mesoterapia convencional, con la ventaja de no utilizar agujas, ni producir dolor y con el mismo resultado.

¿Cómo actúa?

Mediante la electroporación los fármacos penetran a través de la piel (vía transepidérmica), pasando por los “microporos” de la capa más superficial de la piel (estrato corneo) glándulas sebáceas y sudoríparas.

La electroporación produce una alteración del potencial eléctrico de la membrana celular, generando una deformación momentánea de la capa grasa de la piel (capa lipidica) provocando la apertura de canales proteicos de la membrana celular facilitando la penetración de sustancias.

La membrana plasmática de esta manera, forma poros acuosos temporales que permiten el paso de partículas polares como diversos tipos de fármacos, proteínas, etc.

La célula “abre” este poro de forma temporal e inmediatamente después de cumplir su función de apertura al fármaco, se repara de forma natural.

Todo este proceso es a nivel microscópico, la piel del paciente no se daña en ningún momento. En algunas ocasiones se nota “un cosquilleo” y un ligero enrojecimiento que indica la efectividad del procedimiento.

¿Qué efecto tiene?

El principal efecto de la electroporación es que el principio activo que usamos (cosmético o fármaco) llega al punto donde queremos que actúe.

En el caso de la piel, disminuye la inflamación, edemas y hematomas.

Aumenta la formación de colágeno, favorece la hidratación y los intercambios metabólicos celulares. Todo esto se traduce en un aumento de la luminosidad y tersura cutánea.

Aplicaciones

Mediante esta técnica se pueden tratar adiposidades, celulitis, flacidez, arrugas, fotoenvejecimiento y se puede usar como complemento de otros tratamientos dermatológicos.

¿Cómo se aplica?

Antes de la aplicación se debe realizar una limpieza de la zona con un peeling suave para mejorar los resultados del tratamiento y es recomendable la aplicación previa de microcorrientes (indoloras) ya que mejoran la respuesta de la piel a la introducción de sustancias con actividad dermatológica.

La ventaja del método es que podemos introducir en la piel sustancias con efecto dermatológico sin dolor y sin hematomas. Además se puede utilizar a nivel facial y corporal.