Peeling

Se utiliza en casos de envejecimiento cutáneo, acné, cicatrices, estrías y manchas, tanto como prevención y tratamiento de estos procesos.

¿Qué es un peeling?

La palabra peeling significa pelar. En dermatología es aquello que produce una renovación celular acelerada de las capas superficiales de la piel.

Se utiliza en casos de envejecimiento cutáneo, acné, cicatrices, estrías y manchas, tanto como prevención y tratamiento de estos procesos.

¿Qué tipos de peeling químicos se aplican?

Los peeling químicos pueden ser superficiales, medios y profundos. El dermatólogo elegirá cual es el más apropiado para su patología.

Existen diferentes sustancias químicas que se utilizan en dermatología como el ácido glicólico, salicílico, ferúlico, retinoico, láctico, fenol, etc.

¿Cómo se realiza la técnica?

Previo tratamiento dermatológico, en consulta, se aplicará el peeling químico el tiempo necesario según el proceso a tratar. No es doloroso, se nota un ligero picor y escozor, que calma la aplicación de neutralizadores.

¿Qué se nota tras la aplicación?

Es normal un enrojecimiento de la zona y tras 24-48 horas una descamación controlada permitiendo una vida social y laboral normal.

Tras esta descamación la piel quedará renovada y luminosa. En algún caso, pueden aparecer costras aisladas que serán tratadas por el dermatólogo.

¿Cuántos peeling son necesarios?

Depende de la patología a tratar de frecuencia la recomendará el dermatólogo en relación al tratamiento que esté realizando.

¿En qué zonas puede aplicarse un peeling?

Los peeling pueden aplicarse tanto en cara como en cuerpo y pueden combinar con otros tratamientos dermatológicos como mesoterapia, botox, relleno de ácido hialurónico, láser, factores de crecimiento plaquetario y radiofrecuencia.